lunes, 19 de julio de 2010

Confesiones de media mañana

De mi instituto me llevo sonrisas, lágrimas, abrazos, malas caras, y ante todo, superación. Y pienso en cualquier segundo de esos inmensos cuatro años y echo muchas cosas de menos, sí, pero no volvería atrás. Me quedo con lo aprendido y a seguir para adelante. Aunque en realidad, volvería atrás solo por una cosa....


Echo de menos hasta los momentos en los que yo no era nada en tu vida.
Echo de menos verte cada día.



De veras envidio a aquellos que hacen música. Los seres extraordinarios que con las manos se dedican a convertir la madera, el metal, el aire y los pellizcos de cuero en emociones musicales. Yo soy totalmente nula para ello, como poco, me acerco a algunos ritmos básicos y parcas melodías con mi armónica querida. Pero, de todas las cosas que hago bien con los dedos (algunas de ellas, que nadie se ha atrevido aún a degustar) yo me quedo con ritmo de tecleo en el viejo teclado negro del ordenador de mi cuarto. Ese que nadie conoce como yo.

Me gusta el sonido de las teclas cuando escribo, imprimo letras fosforescentes en una pantalla abierta al mundo más complejo, las redes que se nos escapan de las manos, los momentos plasmados en este lienzo de electricidad y música. Música de teclas.

Y como tantos me dicen respecto a sus instrumentos, si paso tiempo sin tocar, el reencuentro es soberbio y dulce. Con eso me quedo, recogerme el pelo y ponerme a teclear.



Me paré a escuchar cómo un encargado de corbata amarilla le ofrecía detalles a otro señor de corbata, también amarilla. A los ingleses les gusta mucho ese color, es como si llevaran el sol cerca del pecho. El sol que no tienen, eso decía mi padre.

Louisa - "Las mujeres inglesas destrozan los tacones al andar" Almudena Solana

2 comentarios:

Sunshine dijo...

Ya sabes cuánto me ha gustado este texto y las partes que destaco.

La gente suele decirme: "pero si solo es una guitarra!!" Nadie sabe cuanto puedes llegar a querer al espíritu que duerme en cada cuerda.

(L)

Elendilae dijo...

Yo tampoco volvería atrás, y también me llevo ante todo superación, ese seguir día a día, pase lo que pase, llueva lo que llueva, siempre adelante...

La imagen... preciosa...

Mmm... y la música, que seríamos sin música... Yo hago lo que puedo con el piano, pero de veras que me siento bien cuando al fin consigo tocar la melodía que he estado ensayando... aunque lo que mas me gusta es hacer vibrar a los demás... :)

Vibrar con la música, o con las palabras... ^^

Un besito