martes, 9 de noviembre de 2010

Specially, a kiss.

-¿A qué viene esa mirada?
-Intento recordar el porqué de que seas tan genial...
-¿El porqué de que siempre me hayas tratado demasiado bien?
-No. Tú tienes que ser especial, por narices. Que ahora no recuerde el porqué sólo es otro detalle insignificante.



Quizás sea esta locura enferma
la que me hace querer besarte.

Pero hasta que no deje de moquear
no podré besarte.
Hasta que no pare de lagrimar
no podré besarte.
Hasta que no seque de estornudar
no podré besarte.
Hasta que no te pueda enfermar
no podré besarte.

Y entonces,
convaleciente yo de amor,
añoranza y verso,
quizás seas tú quien no pueda
no quiera, o no contemple
el poder besarme.

1 comentario:

una Amante dijo...

Hacía ya que no me pasaba por aquí... A veces no recordamos las cosas más obvias pro es cuestión de tiempo que nos acabemos dando cuenta =)