domingo, 20 de junio de 2010

Descanse en la mayor de las paces, José S.


No me sé más de dos títulos suyos. Sólo me he leído una de sus novelas, pero me ha bastado para condecorarle como uno de los grandes maestros de la literatura. Usted escribió, maestro, una novela sin decir un nombre. Una referencia. Y su novela llego a mi de la mejor de las manos, y me envolvió en un mundo, en el mundo que usted quería transmitir.


José, usted que amó hasta la maldita muerte. Que no tengo yo palabras para expresarle. Todas las formuló ya usted. Vecino nacional, figura intercontinental. Señor, yo hoy he llorado su muerte.

Sepame con usted, buen hombre. Sepame.


A la grandeza y memoria de José Saramago ( 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 201o)




Yo solo sé que ahora, mi Julianne Moore se estará deshaciendo en lágrimas.