viernes, 3 de septiembre de 2010

Sentencias más grandes que la persona que las dice


Cómo hablas, dios mio... me encanta.

Para eso se supone que es lo único que sirvo :]

¿Te parece poco? ¿Tener el don de escribir así?

Emocionas. Robas emociones que no son tuyas, las conviertes, las traspasas.
Lo agrandas todo como si tuvieras una lupa en el pecho; y de nuevo te digo que no sirve de mucho cuando tienes la sensación de que acabarás tú sola con todas esas historias. Preciosas historias. Nadie se para a recordar, hoy todos vamos rápido, y no importa la frase de amor absoluto que dijiste hace una semana, porque esa persona a la que se lo dijiste la coleccionará, la guardará en su álbum de Cosas que me merecía y la olvidará.
Y algún día, con suerte, lo recordará y pensará en ti con cariño.
Pero no servirá de nada, porque tú solo podrás pensar en que finalmente, aquella persona, no te besó.

Te entiendo. Es más, sé exactamente lo que quieres decir... y sí que es verdad.
Pero tú no te vas a quedar sola.