domingo, 5 de junio de 2011

Vacío



Llegará, llegará la tormenta
que anuncia el cielo.

Amaral

Hoy pienso en mis abrazos
y a veces los veo vacíos.
Los noto, a veces, tan pálidos
que cuando reclamo besos
pienso en que quizás un día
de estos, se me queden
igual de vacíos ellos.

Hoy creo que llegará
el día en el que los brazos duelan,
el día de los labios tristes
apagados e insípidos.
Y con ellos llegará el silencio,
el vacío completo de vida,
la falta única de porvenir.

Llegará el viento del norte
con su callado olor a frío
y no encontrará nada.
Llegará, llegará,
estoy segura de ello.
Pero no encontrará nada.

Y me pregunto, asustada,
pegada a las paredes de mi cuerpo;
si, el día que me llegue
temprana la dulce Parca,
me arrastrará sin esfuerzo alguno
como sin esfuerzo arroya la tarde
a los romances que no son nada.


1 comentario:

Un boli Vic sin capuchón dijo...

Llevo mucho tiempo esperando que llegue el viento del Norte...
y la espera se hace esperar