miércoles, 13 de julio de 2011

Mar

Henchida tú toda
en agua de cañada.
Orgullosa, gigante
perenne y apretada.
Azuzada, toda carne,
atempórea y matriarca.
Jerezana de sol poniente
quién besara tus dos alas.
Que dormiré contigo esta noche
y soñaré contigo hasta mañana.
Y entonces, si Zeus lo quiere,
recogeremos nuestras almas;
con nuestras pieles deslucidas
y con los grillos y sus nanas.

5 comentarios:

Elendilae dijo...

Grande, muy grande como siempre :)

"Y en la orillita de la mar
buscaremos conchas nacaradas...".

Jaja, espero que vaya bien el verano ^^

Un besito

Abzurdah Zenizientah © dijo...

Hermosa poesia de esas que llegan al alma y se quedan clavadas en el corazon por siempre.. Siempre me ha gustado el mar por los misterios que guarda en el, lo admiro aunque tambien me da algo de temor... Es hermoso, y misterioso a la vez y eso hace que muchos se apasionen por el...


http://abzurdahzenizientah.blogspot.com/

xoxo

Un boli Vic sin capuchón dijo...

Me ha encantado la referencia a la mitología, más que anda porque has omitido el "si Dios quiere" y me ha parecido muy personal
Genialísimo!

Sunshine dijo...

Se echa en falta, ¿verdad? Muy buena.

La Tati dijo...

Henchido se queda mi corazón despues de leerte........