martes, 4 de enero de 2011

Si quieres


Si quieres hablar del mar.

De la lluvia, del porqué de que el día parezca menos funesto si sales de casa justo con el sol y su primer bostezo. De la luz como único antibiótico, único placebo y única solución. De la lluvia como lágrimas de cielo, de la tierra húmeda que suspira hielo, del corazón. Si quieres hablar de personas de sal y de frío. De montañas cultivadas y caserones vacíos. Del amor que lo abrasa todo y en fuego se pierde. Del abrazo amigo, el honor propio y del beso de una serpiente. Del sutil cambio en la mirada de la fémina que mira a fémina, del varón hundido en corazón de barro y del espantapájaros roto de ahuyentar guerras y miserias.

Del mar.
Si quieres hablar del mar.
Asegúrate antes de haberlo amado
antes de asegurar todo lo demás.
Porque uno sólo puede hablar enamorado
de un algo que no le pertenecerá jamás.



_____________________________________________________________



Si quieres,
yo te llevo a bailar.