martes, 31 de julio de 2012



Y de repente, el día había comenzado.



No hay comentarios: