jueves, 13 de diciembre de 2012

Existencia

He sentido el amor, he sentido la luz de querer contar historias. Ella, seria y esforzada en transmitir materia y forma, enfurruña la tez por el murmullo idiota que no le permite realizar la tarea de la que nace su sueldo. Y cuando callan - porque callan, bajo los ojos severos -, antes de perder un minuto más ella se gira y une los talones. Ese es el hechizo, ello es: Ella dispuesta y nosotros inoportunos. Es un alto y firmes, pero sin trabucos, ni filos ni cacharros cargados de muerte. Vamos a hacer lo que el hombre de hacer, esto es. Es.
Existencia.

No hay comentarios: