martes, 24 de septiembre de 2013

Y allí sigue, disfrazando sus dulzuras de lascivia para que la realidad no le fracturara las costillas.

1 comentario:

Sombragris dijo...

Llevo tiempo sin saber de ti...sin entrar por aquí...me encanta ver que sigues siendo capaz de condensar Historias en tan solo una frase...historias de hambre vital...Besos, Ove...