martes, 24 de septiembre de 2013

Y allí sigue, disfrazando sus dulzuras de lascivia para que la realidad no le fracturara las costillas.