miércoles, 25 de septiembre de 2013

25 de Septiembre de 2013

Ser la herramienta de la luz, o ser la clave.
Morir o no morir en el intento. Decidir qué queremos ser exactamente, revisando cada noche que continuamos siendo inmutables en esencia, en reducción.

Hacía mucho que mi vida no estaba en manos de la magia. Las decisiones las toma el hombre pero las impulsa el dios, o no, o eso es sólo para Homero. Esta es la casa que levantó el caballo. La poética detrás de la traducción irregular, la visión traslúcida del que busca la raíz. Su frente contra la mía, y la risa.Su beso en mi hombro, y el suspiro. 

La paz al tiempo, la gloria al tiempo, querer poseer el mundo.

Un trozo de mundo, para mí. Para ti, para que no haya dolor. 
Voy a marcar mi cuerpo con tu nombre, para creer que soy algo, que soy alguien.