lunes, 11 de agosto de 2014

El dolor sin creatividad.



Ya todos son iguales, ya todas son idénticas. 
Añoro existir. 



Podría haber sido así. Que en un instante bajara de su casa un ser muy amado en el recuerdo y socorriera el dolor terrible de aquella hora maldita. Convertir un símbolo de angustia en uno de esperanza, con un único abrazo. Fue una tentación.

Al final parece que uno acaba madurando, quiérase o no. Llega el hombre sin rostro y deja caer pintura fluorescente en el suelo. La línea con la fantasía es real, es visible. No hay excusas si la cruzas, eres adulto y eres culpable. Pero a veces, hay quien la cruza.

Encuéntrame al otro lado. Estaré aquí toda la eternidad. Me preguntan cuál será mi legado, y respondo con la no-muerte.

Siempre estaréis vivos, porque yo os llevo dentro.

Y el camino.