lunes, 7 de marzo de 2016

Regeneración.

Recorro los pasillos, bailando entre los haces de luz, saltando de hora en hora por encima del constante transcurrir de lo cotidiano. Cumplo, completo, cauterizo los usos y deberes. Y en el margen de la vida, tú. 

Esta distancia nueva, este tiempo adecuado. Eres más de lo que deseaba para este entretiempo, el cambio entre los mundos, el momento de reconstruir las formas y las ideas.

Pronto nada será igual. Los equinocios marcarán principios, finales; la bruma cambiará estos edificios, y yo habitaré los otros. Otros aún informes e incoloros.

Y mientras, tú. La distancia efectiva. Estoy poniendo en tus manos mi futura fe en la ecología del corazón.

Estaré(mos) bien.

No hay comentarios: