domingo, 8 de mayo de 2016

Del jueves y el domingo.

                            Jueves por la mañana. I

                            Te vas
                            y este lugar se queda
                            tan vacío.

                            Jueves por la mañana. II

                            Hace veinte años que te miro
                            y cada vez
                            he visto dentro algo desconocido
                            el terror
                            de no entender
                            los lugares que has llorado.


                            Domingo por la tarde.
                             
                            En la siesta
                            he soñado con una vida.
                            Tú no estabas
                            y al despertar, he temido
                            a esta vida, y a no sé qué verso
                            que quise escribir sobre nosotras.
                            Algo sobre un enjambre de pájaros
                            anidados en el esternón. 
                           



No hay comentarios: