domingo, 21 de febrero de 2016

Me pregunto si merece la pena.

A quién le importaría si simplemente desapareciera.